La pandemia del Coronavirus ha implicado el cambio de rutinas para grandes y chicos. No solamente nos vimos obligados a modificar la forma de trabajo y de vinculación con nuestras familias y amigos, sino que también ha mutado la manera de concebir la higiene doméstica.

Además de desinfectar cada rincón de tu casa utilizando productos de limpieza específicos como los que comercializa Limpio Online, es necesario llevar a cabo una medida esencial para mantener el virus fuera de tu hogar: el lavado de manos.

Cada vez que salimos a hacer compras o un trámite y volvemos a nuestra vivienda es fundamental lavarse las manos de forma minuciosa para evitar la diseminación del Covid-19 y disminuir los contagios.

Sin embargo, a pesar de que la higiene de las extremidades superiores es clave para la prevención, la piel de las manos podría sufrir graves inconvenientes por los lavados continuos. Te contamos qué hacer para minimizar los daños.

Cuándo debés lavarte las manos

Las manos deben lavarse en varios momentos del día, frotándolas entre sí y no dejando de lado los espacios entre los dedos y la superficie que está debajo de las uñas.

-Antes y después de cocinar

También durante el momento de la preparación si tocás alimentos crudos o envases y paquetes.

-Antes de comer

Para evitar la contaminación de los alimentos

-Al salir del baño

Después de hacer tus necesidades fisiológicas o bien de ayudar a un niño o a un adulto dependiente a asearse.

-Después de sonarte la nariz, estornudar o toser

Por la presencia directa de gérmenes.

-Después de sacar la basura

Cómo proteger la piel de las manos

Debido a que los momentos del día en los cuales es necesario lavarse las manos son diversos, es factible que su piel resulte dañada, generando reacciones inflamatorias, descamación o picazón.

Como consecuencia, las manos pueden volverse ásperas y secas, tendiendo a agrietarse e incluso a sufrir pequeños cortes que suelen infectarse.

Para prevenir esto te recomendamos:

-Usar jabones neutros

Algunos jabones poseen demasiado perfume o colorante. Estos componentes pueden incrementar la irritación. Lo mejor es utilizar jabón blanco o elaborado a base de aceite de oliva o aloe vera.

-Espaciar el uso de alcohol

Lo ideal es usar alcohol líquido o en gel únicamente si no se tiene agua y jabón a mano, dado que suele irritar la piel.

-Secar las manos después lavarlas

Para suavizarlas y evitar que cualquier tipo de bacteria se aloje en su superficie. Se recomienda usar papeles descartables.

-Hidratar las manos

Las cremas o lociones hidratantes ayudan a reconstituir los tejidos dañados por la resequedad y la irritación, bloquando la humedad en el interior de la piel.

En los casos de descamación severa, se puede efectuar tratamientos hidratantes durante la noche aplicándose cremas nutritivas  y colocándose luego guantes de algodón para que penetre en las capas más profundas de los tejidos.

Si estás buscando productos para proteger la piel de tus manos, en el enlace https://www.limpionline.com/2441-cuidado-de-manos vas a encontrar gran variedad de opciones que las dejarán suaves y humectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar